un bebe abrigado

Cómo abrigar a un bebé recién nacido en invierno

Como vestir a los bebés recién nacidos es siempre una pregunta que ronda en la cabeza de cualquier padre primerizo. Cuando nuestro bebé nace en la temporada de invierno, lo cierto es que siempre nos preocupa un poco más cómo lo vestiremos, si pasará frío, si logrará no destaparse… Lo cierto es que es una preocupación para muchas familias y, por este motivo, hoy os hemos preparado un post especial para saber cómo abrigar a un recién nacido en invierno.

Vestir a nuestro bebé en invierno no es una tarea complicada; a todos nos ha pasado que tendemos a abrigar demasiado a los bebés recién nacidos y, la verdad, es que tampoco es necesario abrigarlos tanto.

Por todo esto, como sabemos que tenéis algunas dudas con cómo vestir a un bebé en invierno, queremos daros algunos tips que, esperamos os funcionen a la perfección. ¡Empezamos con ellos!

madre sujetando a su bebe

Vestir a tu bebé durante el invierno

Lo cierto es que los bebés sí tienen más frío que nosotros, sobre todo, hasta los 3 meses de edad, que es cuando ya empiezan a almacenar un poco de grasa. Es totalmente normal y, debemos tenerlo en cuenta para poder vestirlos de forma adecuada. Al no moverse y no tener casi grasa en su cuerpo, debemos abrigarlos muy bien, sobre todo cuando estemos fuera de casa. En términos generales se suele decir que tu bebé debe llevar siempre una capa más que tú de ropa.

Esta regla no siempre se cumple pero, por lo general, nos puede ayudar mucho a hacernos una idea de cómo vestir a nuestro pequeño. Por lo general, con una temperatura que ronde los 10 grados en invierno, podemos llevar perfectamente a nuestro recién nacido con un body, un jersey, un abrigo gordito y cualquier manta que tengamos para la silla.

El amparo del carrito

También debemos tener en cuenta que los bebés van siempre muy amparados de la temperatura exterior, por lo que ir dentro del carrito también les ayudará a mantener el calor. De todas formas, os recomendamos que llevéis siempre una prenda o una mantita extra, por si vais a pasar mucho tiempo fuera de casa.

Por ejemplo, si vamos a salir en una mañana soleada de invierno donde la temperatura no es extremadamente baja, podemos perfectamente ir sin la mantita y, si vemos que el bebé está un poco inquieto, colocarla. 

Controlar la temperatura de los peques

Es también muy importante que, sobre todo, al abrigar a un bebé para dormir en invierno, estemos siempre muy pendientes de su temperatura. Podemos controlarla fácilmente tocándoles la nuca o la frente. Si están húmedos o calientes, quizás sea hora de quitarle una prenda.

En este sentido, vestir a un bebé en invierno, nunca debe significar abrigarlo demasiado, ya que corremos el riesgo de que le suba unas décimas la temperatura corporal de forma totalmente innecesaria. En conclusión, debemos abrigarlo pero sin pasarnos y siempre controlando cómo se encuentra el recién nacido.

Abrigar a un bebé en invierno que no va en carrito

Hoy en día es de lo más normal ver a cada vez más niños recién nacidos que, en vez de ir en el carrito, van en el pecho o en la espalda de sus padres, agarrados con mochilas o pañuelos. Esta es también una forma ideal de llevar al pequeño de manera que esté en constante contacto con nosotros.

Vestir a un bebé en invierno para que salga a la calle de esta cuenta con algún punto esencial más. Además de abrigarle bien sus manos, sus pies y, en general, el cuerpo, también debemos colocarle alguna capa más de ropa.

No estaría de más que le pusiéramos un gorro o un abrigo o chaqueta gorda con capucha. Además, si normalmente los niños que van en carrito suelen llevar un body, un jersey y un abrigo, os recomendamos que añadáis una camiseta interior de algodón encima o debajo del body.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *